jueves, 8 de diciembre de 2011

Historia de las heridas penetrantes de abdomen

Dr. Milton Rizzi.
A lo largo de la historia la conducta habitual frente a las heridas penetrantes de abdomen fue la de no intervenirlas quirúrgicamente y, con suerte, algunos no morían. Los antiguos hindúes, que desarrollaron una asombrosa cirugía, intentaron con éxito cerrar las vísceras abdominales extruidas con decapitadas cabezas de hormigas gigantes, en un arte que pocos cientos de años después se perdió.
Celso, el gran romano del siglo I, nos ha dejado la minuciosa descripción de un tratamiento intervencionista y poco más sucedió hasta la Edad Media, cuando Roger de Salerno comenzó a suturar vísceras sobre un trozo de madera de saúco. Ugo Borgognoni, Lanfranco y Henri de Mondeville, con atrevidas suturas, llevaron la cirugía abdominal medieval hasta el cenit hacia fines del siglo XIV.
Más allá de algunas excepciones, operar en lugar de esperar debió aguardar a las operaciones pioneras de –entre muchos– Lucien Baudens, Marion Sims, William Mac Cormac, Eugène Chauvel, Félix Léjars y de un cometa en el cielo siberiano, la cirujana y princesa rusa Vera Gedroits. La Gran Guerra terminó con las discusiones y, a partir de 1915, explorar fue la consigna en todas las heridas penetrantes de abdomen.


martes, 13 de septiembre de 2011

1598: Fallece el rey Felipe II


La muerte de Felipe II fue horrible: con gota, cubierto de llagas y de pústulas... Fue angustioso. Lo que más le hacía sufrir, más que el dolor, era la suciedad. Al estar inmóvil en la cama, tuvieron incluso que hacer un agujero rudimentario en la cama para que pudiera evacuar. Estaba en llaga viva y despedía un olor putrefacto.

El 13 de septiembre de 1598 fallecerá, víctima de la gota, Felipe II, llamado el rey prudente. Afrontó con admirable resignación sus últimos días aquejado de fuertes dolores por la supuración de sus llagas. Desde 1595 yacía postrado en un diván portátil, curioso ingenio que hoy se exhibe en El Escorial y que bien puede ser el precedente de la silla de ruedas. Anteriormente contaba con un sofá articulado pero hubo que añadirle movilidad a raíz de un incidente que por poco acaba con su vida. Un día de fuerte tormenta su estancia se inundó llegándole el agua hasta la cintura y como nadie era capaz de mover la pesada silla tuvo que aguantar allí resignado hasta que la lluvia cesó y bajó el nivel del agua. Sus facultades mentales también decaían y, aunque delegó en su hijo la firma de documentos y otras tareas burocráticas, se resistió a dejar el poder como hiciera su padre Carlos V. Al menos hasta que encontrase una solución para los Países Bajos. Creyó encontrarla separando el reino de la corona española y entregándoselo al archiduque Alberto de Austria, que casaría con su hija Isabel.

lunes, 12 de septiembre de 2011

“Los pies de Teruel”. Asistencia y tratamiento de las heridas por congelación en los hospitales navarros durante la guerra civil

P. Larraz, C. Ibarrola An. Sist. Sanit. Navar. 2005, Vol. 28, Nº 2, mayo-agosto

La atención a combatientes con lesiones por congelación sufridas durante la batalla de Teruel, desarrollada en condiciones meteorológicas extremas y temperaturas de hasta veinte grados bajo cero, supuso la etapa de mayor actividad asistencial y tasas de ocupación más altas en los hospitales militares navarros durante toda la contienda civil de 1936-1939. De noviembre de 1937 a marzo de 1938 se registraron en los establecimientos de la provincia más de 375 casos de congelación, entre los que predominaban las gangrenas secas con afectación parcial de la extremidad inferior, lo que popularmente se denominó “pies de Teruel”. Algunos facultativos, conscientes de la excepcionalidad de la casuística, registraron estadísticas, casos clínicos e impresiones personales sobre la evolución de las lesiones y la efectividad de sus tratamientos.
En ellos, emplearon fármacos, técnicas quirúrgicas y procedimientos terapéuticos novedosos en el tratamiento de esta afección y poco difundidos en el entorno médico del momento. Sin embargo, la limitación temporal del problema, los resultados poco concluyentes de los tratamientos y las opiniones controvertidas sobre su efectividad, cuestiones que se analizan en este artículo, limitaron la repercusión médica posterior de las experiencias sobre congelaciones desarrolladas durante la etapa bélica turolense.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Dr. George D. Winter

Dr. George D. Winter (1927-1981) fue el pionero de origen británico de humedad herida la curación. En 1962, mientras trabajaba en el Departamento de Biomecánica y material quirúrgico en la Universidad de Londres , Winter publicó su histórico naturaleza del papel de formación de la costra y la tasa de epitelización de las heridas superficiales en la piel del cerdo doméstico jóvenes (Naturaleza 193:293 1962) donde demostró que, contrariamente a la creencia convencional de que las heridas se debe permitir que se secan y forman costras para promover la curación, en lugar de las heridas sanaron más rápido si se mantiene húmedo. Invierno formado múltiples heridas de espesor parcial en la espalda de los cerdos, la mitad izquierda abierto a la atmósfera y medio cubierto con un polímero de película para mantenerlos hidratados. Las heridas sanaron más rápido de esta última, medida por la migración de nuevo epitelio en el lecho de la herida. Este trabajo se inició la evolución de los apósitos modernos que promueven la cicatrización de la herida húmeda.
George D. Winter fue el primer presidente de la Sociedad Europea de Biomateriales y tiene un premio anual que lleva su nombre.

sábado, 27 de agosto de 2011

Fotografías que hacen historia


Huynh Cong Ut - Napalm Strike (1972)
Kim Phuc, la niña que aparece en la fotografía con el cuerpo desnudo y quemado a causa de un bombardeo de Napalm, fue rescatada por el mismo fotógrafo que la inmortalizó. Se recuperó de sus heridas, estudió medicina y actualmente es miembro de la UNESCO y fundadora de una organización humanitaria.

sábado, 20 de agosto de 2011

América precolombina

Existen numerosos hallazgos arqueológicos que demuestran la práctica de la trepanación por todo el continente americano (incluidas las tribus indias de América del Norte). Pero el mayor desarrollo de la cirugía se alcanzó en las dos principales civilizaciones del centro-sur: Azteca e Inca. Aunque en general la concepción de la salud-enfermedad es de tipo animista o espiritual, el profundo conocimiento de hierbas y principios naturales dotó de un arsenal importante a estas culturas: Se pueden destacar el uso de la coca (erytroxilon coca), el yagé (banisteriopsis caapi), el yopo (piptadenia peregrina), el pericá (virola colophila), el tabaco (nicotiana tabacum), el yoco (paulinia yoco) o el curare y algunas daturascomo agente anestésico.
Cabe destacar el hallazgo de la primera escuela de medicina en Monte Albán, próximo a Oaxaca, datada en torno al año 250 de nuestra era, donde se han encontrado unos grabados anatómicos entre los que parece encontrase una intervención de cesárea, así como la descripción de diferentes intervenciones menores como la extracción de piezas dentarias, la reducción de fracturas o drenaje de abscesos. Existe documentado en Monte Albán hacia el siglo III de nuestra era, los primeros cráneos trepanados con signos de cicatrización.
Entre los aztecas se establece una diferencia entre el médico empírico (algo así como el “barbero” tardomedieval europeo) o Tepatl y el médico chamán (Ticitl) más versado en procedimientos mágicos. Incluso algunos sanadores se podían especializar en áreas concretas encontrándose ejemplos en el códice Magliabecchi de fisioterapeutas, comadronas o “cirujanos”, propiamente dichos. El traumatólogo, o “componedor de huesos” era conocido como Teomiquetzan, experto sobre todo en heridas y traumatismos producidos en combate

martes, 9 de agosto de 2011

Escarificaciones. Arte extremo en el cuerpo


La escarificación y su resultado cicatrizado, junto con los tatuajes, ha existido como costumbre desde hace siglos. Son las marcas más comunes entre comunidades tribales. Símbolos del valor por el dolor que causan, el estatus social, etc. Son una manera de escribir tu historia en el cuerpo que sólo sabrán interpretar los tuyos. Seguro que habéis oído hablar de la llamada “piel de cocodrilo”, una costumbre entre las mujeres africanas de insertar pequeñas astillas bajo la piel, o hacer cortes sobre ésta, para obtener el aspecto de escamas. De este tipo de arte corporal, hemos pasado a representaciones más extremas. Si estáis comiendo, dejad las fotos para el postre.

Las escarificaciones decorativas que pueden hacerse en un salón de tatuajes, son de tres tipos. Se las denominan Cutting, Branding y skin removal. La idea es crear una herida, corte o escara, que al cicatrizar forme un queloide. Una escara es un tejido ulcerado, en el que la superficie de la epidermis ha desaparecido, se produce por abrasión y es muy complicada su cicatrización. El queloide, también llamado cicatriz hipertrófica, se forma cuando una herida comienza a acumular tejido cicatrizante, formando un relieve. El proceso de cicatrización depende de cada persona, en algunas apenas se forman queloides, sin embargo otras (en ellas me incluyo) somos muy propensas al desarrollo de tejido cicatrizante abultado y fibroso. En ocasiones puede crecer tanto que se extirpa mediante cirugía.

lunes, 1 de agosto de 2011

CONTRIBUCIONES DE GALENO

Sin duda el médico que más destacó durante el imperio romano fue Galeno de Pérgamo (129-ca201 aC). Fue cirujano de gladiadores y adquirió cierta experiencia en el tratamiento de heridas, huesos, articulaciones y músculos. A menudo se le conoce como el padre de la medicina deportiva. Galeno, en el tratamiento de las enfermedades, prefirió dejar actuar a la naturaleza (la naturaleza se curaba a sí misma) debiendo el médico solamente ayudarla. Era partidario del masaje como preparación a la actividad deportiva y entre sus recomendaciones se encontraba la deambulación, los movimientos específicos y los ejercicios activos y pasivos como tratamiento de ciertas enfermedades. Aunque se consideró seguidor de la doctrina hipocrática, Galeno recomendaba el uso de polifármacos y toma de sustancias para alterar el curso y evolución de las enfermedades, algo que siempre rechazo el médico de Cos.
Galeno fue también un gran anatomista. Hizo una excelente descripción del esqueleto y de los músculos que lo mueven, en particular, de la forma en que se envían señales desde el cerebro a los músculos a través de los nervios. En lo que respecta a la patología osteoarticular, habla de la destrucción ósea, de los secuestros y de la reparación en la osteomielitis, llegando a realizar algunas resecciones en estos casos. Galeno fue el que inició el conocimiento sistemático de la anatomía humana aplicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades: conoció la osteología por el estudio directo del esqueleto humano, y la estructura de las partes blandas por las disecciones de animales. En su textoSobre los procedimientos anatómicos explica la forma de la mesa de disecciones y la técnica de estudio anatómico.

jueves, 9 de junio de 2011

LOS ALBORES DE LAS HERIDA

La historia de la cirugía del trauma va aparejada con la historia de la medicina y de las primeras civilizaciones. Entre las primeras acciones terapéuticas que aplicaron los hombres primitivos se encontraban la atención de las heridas y las fracturas. Como ejemplo de ello podemos mencionar que en Egipto, a principios del año 6000 y hasta el 3500 a. de C., los cirujanos realizaban curaciones de heridas, amputaciones y extraían cuerpos extraños entre otros procedimientos. En el papiro de Edwing Smith, redactado entre los años 3000 y 1600 a. de C., se describen 48 casos de traumas desde la cabeza hasta los pies. Por otro lado, en el papiro de Ebers, que data del año 1500 a. de C., se señalaron recomendaciones para el
tratamiento de las heridas con aplicación de mirra y miel, ambas con efectos medicinales: la
mirra producida por un árbol de Arabia y las mieles, productos del azúcar. Igualmente se describen acciones para el tratamiento de las quemaduras.

En la India, el médico Sushruta (600 a. de C.) describió más de 120 instrumentos quirúrgicos,quirúrgicos, 300 procederes quirúrgicos y clasificó la cirugía en seres humanos en 8 categorías. Él es considerado el padre de la cirugía de su país (en aquel tiempo no existía el concepto «doctor») y el primer gran cirujano de la humanidad. Escribió su tratado Sushruta Samhita, primer libro de texto quirúrgico e hizo contribuciones a la cirugía vascular con el uso de fibras de cáñamo para la ligadura de los vasos sanguíneos .


Homero, en la Antigua Grecia, describió en la Ilíada los trabajos de los cirujanos militares sobre las heridas, y notificó que el primer cirujano conocido fue Macaón, quien atendió a En la India, el médico Sushruta (600 a. de C.) describió más de 120 instrumentos los helenos sitiadores de Troya junto con su hermano Podalario. 

domingo, 22 de mayo de 2011

EL CIRUJANO INSTRUIDO

AGUA DE GOULARD 
Thomas Goulard (Francia, s. XVIII)
El médico francés Thomas Goulard redactó mediando el siglo XVIII un curiosísimo tratado que sería traducido al español con el nombre de El cirujano instruido. Modo fácil, y barato de curar casi todas las enfermedades externas con el uso de una sola medicina diferentemente modificada. El autor narra en él sus experiencias ejerciendo la cirugía y la medicina en general, elogia las diferentes preparaciones de los derivados del plomo para su utilización en los hospitales y da cuenta de su gran descubrimiento, el uso del extracto de Saturno para curar un gran número de males. "No es mi ánimo publicar como cosa absolutamente nueva la composicion del Extracto de Saturno; unicamente me he propuesto informar á los Cirujanos, y al Publico los nuevos, y diferentes modos, que he dado á este Extracto, y ponerles delante de los ojos los casos particulares en que se ha practicado con tan felices sucesos, que aun no han acabado de admirar los mismos Cirujanos. Presento pocos razonamientos, pero muchas Observaciones, y casos prácticos que no tienen otro objeto, que la utilidad de los Hospitales, y del Público". El extracto de Saturno, nombre por el que era conocido el acetato de plomo, es un compuesto muy utilizado en medicina en el siglo XVIII, que se aplicaba a diferentes males, como inflamaciones, contusiones, quemaduras, torceduras, dolores reumáticos, herpes o hernias, mezclado con agua, con cera o con aceite.La obra fue traducida del francés al español por José Ignacio Carballo de Castro, miembro de la Real Academia Medico-Matritense y mandada imprimir por primera vez en Madrid en 1774, edición que aquí reproducimos en formato facsímil. El traductor justifica en su prólogo su traducción de la obra de Goulard, ya que experimentó él mismo los efectos del extracto de Saturno y observó sus virtudes, que le convencieron "de la utilidad del asunto, y de la necesidad de publicarlo en Castellano para beneficio de los Pueblos".

jueves, 19 de mayo de 2011

LA MUERTE DE JUANA LA LOCA

En Tordesillas es el último entorno donde transcurre sus últimos días de vida. Unos años ensombrecidos por su enfermedad mental pero a ello se le unió una caída que la deja paraliza de cintura para abajo. Con el paso del tiempo empezaron a salirle llagas de muy difícil curación, apareció la gangrena, con lo cual los dolores se multiplicaban.
Se acercaba el final y el padre San Francisco de Borja consiguió liberarla al menos de  las visiones que tanto la mortificaban. Se pensó que la reina había recobrado la razón.
Las últimas palabras de la reina fueron: “Jesucristo crucificado sea conmigo”. Juana murió el viernes santo de 1555. Al final, la triste cautiva de Tordesillas había escapado a su cautiverio. Al fin Juana la loca era libre.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Dñª Juana la Loca y las llagas

A comienzos del mes de septiembre de 1507 don Felipe jugaba un partido de pelota en Burgos. Cuando termina, sudoroso, bebió agua helada; al día siguiente se sintió con fiebre. Nunca se repuso y el 25 de septiembre de 1507 fallecía. Se propalaron algunas especulaciones sobre la posibilidad de un envenenamiento, que la investigación histórica no ha podido corroborar.



El comportamiento de D. Juana tras el fallecimiento de su esposo constituye la mayor fuente de inspiración para todo tipo de leyendas macabras, muchas de ellas inciertas, pero que, con el paso de los años, contribuyeron a consolidar el personaje de “Dª Juana La Loca”.
Tras el sepelio, la infortunada reina cayó en una gran depresión, D. Fernando, ya sin rival, asume la regencia de Castilla. Para mayor control de la situación decide encerrar a Juana en Tordesillas. Corría el mes de enero de 1509. En 1516 murió el rey, dejando el trono en manos de su nieto, e hijo de Juana, Carlos I de España (aquel niño nacido en el retrete del palacio de Gante) quien en el futuro se coronaría Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de Carlos V Alemania.
La suerte de Juana no mejoró con el cambio de monarca; su hijo también estaba interesado en que figurase de manera oficial como incapaz, de lo contrario no sería é, el rey, con lo que mantuvo la reclusión de su madre. Allí permaneció el resto de su existencia, vestida siempre de negro y haciendo una vida retirada. Había días en que se la oía llorar llamando desconsolada a su esposo, incluso, algunos sostenían que se la escuchaba dialogar con él como si estuviera presente, todo ello contribuyó a acentuar su problema mental.


El 12 de abril de 1555 fallecía doña Juana, tras ¡46 años! de cautiverio atenuado, cubierto su cuerpo de llagas al negarse a ser aseada y cambiada de ropa. Quizá los celos de la desdichada Juana degenerasen en una leve enfermedad mental, pero esta se vio agravada por las disputas de poder, primero entre su marido y padre y luego su hijo. Todos sus allegados prefirieron el aislamiento de Tordesillas en lugar de intentar la recuperación que, en su caso, pudiese haber sido, al menos, ensayado. Descansa para siempre, junto a su amado Felipe, en el panteón de la Catedral de Granada.

jueves, 5 de mayo de 2011

Ambroise Paré y la Medicina Basada en Evidencias GÓMEZ C.A.,MD.

Ambroise Paré estudia y resume los conocimientos anatómicos de Andreas Vesalio, cuya De humani corporis fabrica había aparecido en 1543. El francés pone al servicio de la cirugía los conocimientos vesalianos que superan los tradicionales errores contenidos en la enseñanza galénica cuya influencia marcara a occidente durante siglos. Paré comprende y aplica el concepto de la hemostasia por medio de la ligadura de vasos sanguíneos arteriales. Erradica el tratamiento de las heridas por cauterización con fuego o con aceite hirviendo. Para ilustración y motivación del lector curioso transcribimos el texto de Paré (3): " ...se me terminó el aceite y me ví obligado a sustituirlo por una emulsión hecha con yema de huevo, aceite rosado y trementina. Durante la noche yo no pude dormir con tranquilidad, temiendo encontrar las heridas, que yo no había podido cauterizar satisfactoriamente al tener que aplicar la anterior emulsión, infectadas por el veneno. Todo esto me hizo levantar de madrugada, para observar a los pacientes. Al verlas me sorprendí. Las que habían sido tratadas con el medicamento no daban dolor ni tumores, ni estaban inflamadas. El enfermo pudo descansar toda la noche. Por otro lado, las que habían sido tratadas con aceite hirviendo, producían fiebre y tumores alrededor de las heridas, acompañados de grandes dolores. Desde este momento, me propuse no quemar tan brutalmente a los pobres heridos por los arcabuces..."

miércoles, 6 de abril de 2011

Cronología de las heridas

Uno de los casos de asesinato más antiguos, con 5300 años, sigue consiguiendo datos para tratar de resolver el crimen del famoso hombre de hielo conocido como Otzi. Es la momia descubierta en los Alpes en 1991, que sigue sorprendiendo a los arqueólogos. Una nueva investigación reconstruyó la cronología de las heridas que Otzi recibió en sus últimos días.


Al parecer una herida en su espalda, de flecha, fue la principal causa de muerte, ya que al parecer apenas sobrevivió unas horas, no más, luego de recibir el flechazo. También recibió un golpe en su espalda con un objeto mocho poco antes de su muerte.
En contraste, la herida de corte profundo de su mano derecha, es de algunos días antes de su muerte.


“Ahora está claro que Otzi soportó al menos dos eventos de heridas en sus últimos días, lo que podrían implicar dos ataques separados”, dijo Andreas Nerlich, quien dirigió el estudio.
Otzi es un hombre de la edad de bronce, que fue descubierto semiderretido en 1991, luego de pasar miles de años bajo el hielo. Se lo encontró con armas, ropas, e incluso con su última comida en el estómago. Ahora también se conocen las causas de su muerte, y cómo ocurrió el crimen.
Lo más probable es que murio  por heridas internas provocadas por un flechazo que recibió en su espalda.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Arqueología molecular

En el siglo XII, los contactos con el mundo árabe permitieron que llegaran a Europa, sobre todo a las penínsulas ibérica e itálica, sus conocimientos astronómicos, las traducciones de Aristóteles y los avances médicos de Avicena. Pero también nos llegó la extraña creencia de que el polvo de momia servía para curar muchos males, úlceras, huesos rotos, epilepsia o dolor de muelas, además de tener poder afrodisíaco.
El médico del rey de Navarra, Gui de la Fontaine, realizó en 1564 un viaje a Alejandría en el que descubrió que la demanda de momias era tan alta que lo que vendían los egipcios eran cadáveres modernos envejecidos. Lo curioso es que esas falsificaciones llegaron hasta los museos. Por ejemplo, en el museo Arqueológico Nacional hay expuesta una momia falsa. No engañan a nadie, a su lado hay una radiografía en la que se demuestra que no contiene un cadáver sino una tabla. ¡Una tabla! Pero en su momento cayeron en la trampa, como también lo hicieron en el museo Darder de Banyoles donde hay otra falsa momia.
Para descubrir la falsedad, en los dos casos se ha acudido a la radiografía; pero ésta no es la única ayuda que prestan las ciencias duras a la arqueología. Hoy resulta muy habitual utilizar el método del carbono-14 para evaluar la edad de los restos arqueológicos orgánicos -la tela de una momia, o los restos de cenizas de un fuego de una cueva habitada hace miles de años-. Los dueños de los restos han sido muy reacios en muchas ocasiones a permitir a los científicos hacer sus pruebas, pues la mayor parte de las veces exigían grandes trozos del material y casi todas ellas -con la excepción de los rayos X y alguna más- eran destructivas. Pero eso está cambiando a velocidades increíbles. Hoy, una ínfima parte de un resto de una momia, una millonésimas de gramo, permite conocer si tenía alguna enfermedad hereditaria, si era hijo de quien se dice, etc. Pero no se trata tan solo de momias. Por ejemplo, en la famosa tumba del Rey Midas, en Anatolia occidental, había jarras con restos de pan, que en aquellos tiempos se usaban a modo de cuchara por lo que en ellos quedaban residuos de la comida. Utilizando las modernas técnicas de análisis se ha llegado a descubrir que en su fiesta funeraria se sirvieron lentejas picantes y estofado de oveja o cabra.
Basta con lo que contiene un poro de una jarra de barro para saber si ha contenido vino, cerveza u otra cosa. La bioquímica se ha convertido en una herramienta indispensable de la arqueología.

domingo, 27 de febrero de 2011

Historia de la terapia Larval I

La utilización de larvas para la curación de heridas es conocida desde la antigüedad y también en los grupos étnicos actuales que viven fuera de nuestra cultura. Como ejemplo, la tribu extinta de los Ngemba o wongaibon de aborígenes australianos utilizaron este remedio durante milenios.
                 En la segunda guerra mundial, los sanitaros británicos destacados en Birmania observaron cómo los nativos hacían un uso tradicional de las larvas sobre las heridas, cubriéndolas con barro y hierbas húmedas. En el caso de los mayas, se empleaban paños que previamente se habían humedecido en sangre de animales y posteriormente puestos a secar al sol para que se poblaran de larvas. Los cirujanos que acompañaban a los ejércitos de las guerras europeas de los siglos XVI y XVII documentaron el efecto de las larvas en las heridas de los soldados caídos, siendo el más destacado el francés Ambroise Paré (1510-1590), quien dió cuenta de este efecto en la batalla de San Quintín (1557), aunque pensando que se trataba de "gusanos" y no larvas de mosca, y sin atribuirle en ningun momento las propiedades terapéuticas. Posteriormente, el cirujano general de Napoleón Bonaparte, el Barón Dominique Larrey describió como durante la campaña francesa en Siria (1829), las larvas de ciertas especies de mosca destruían únicamente el tejido muerto y propiciaban un efecto positivo en el sanado de las heridas.

martes, 22 de febrero de 2011

MARINA ABRAMOVIC

Con 30 años de brutal carrera, Abramovic sigue cavando trincheras para servir en la primera línea del arte en vivo. “Traté de no ser influenciada por nada ni por nadie. Era muy importante para mí desarrollar un medio de expresión único y propio”, explicó en entrevista exclusiva con Arte Al Límite”.
Por Juan Pablo Colin, Periodista

Brutal, desconcertante, insoportable y explosiva. Cualquiera de estos adjetivos podría describir la obra deMarina Abramovic pero ninguno se acerca lo suficiente a la experiencia de verla en vivo. Relatar cómo se ha flagelado a sí misma, congelado su cuerpo, tomado drogas, perdido la conciencia o rozado la muerte, apenas da una luz sobre la potencia del body art que la yugoslava propone y del cual es considerada uno de sus máximos exponentes.
Utilizando su propio cuerpo como medio y obra, la controvertida artista experimenta con el juego de la intervención corporal, la relación con el público y los códigos que rigen el sistema social.
“Si te instalas frente a un público en situaciones de riesgo, automáticamente concentras con tu mente y cuerpo, la existencia en el presente, aquí y ahora. Lo mismo pasa con la gente que está presenciando tu actuación”, nos señala la artista.
En efecto, muchas de sus presentaciones han sido tan desconcertantes y morbosas, que la propia audiencia ha intervenido para ponerle fin al sufrimiento carnal. La sensación de peligro, por lo tanto, es compartida.
La serie “Rythm” realizada entre 1973 y 1974 fue quizás una de las más osadas y violentas de sus exhibiciones. La número 0 consistió en la total entrega de su cuerpo al público, quien podía ordenarle qué hacer con un sinfín de objetos como tijeras, cadenas, hachas e incluso, un arma cargada. La segunda de estas muestras, tuvo como objetivo experimentar con la inconciencia y la pérdida de control. Para ello,Abramovic tomó una droga prescrita para enfermos catatónicos, la cual le provocó intensas convulsiones en el cuerpo, pero sin perder la lucidez. Diez minutos después, ingirió un remedio destinado a combatir la depresión profunda, el que la llevó a un estado de total irreflexión.
En “Rythm 5”, la artista estuvo a punto de perder la vida ahogada por la falta de oxígeno, al instalarse al centro de una estrella de cinco puntas en llamas. El fundamento, según Abramovic, se encuentra en la liberación mediante el dolor: “en cada una de las ceremonias tradicionales o rituales, la gente ha intentado traspasar el límite entre el dolor físico y la elevación de la mente, con el propósito de controlar el cuerpo y romper las cadenas del miedo”.

domingo, 20 de febrero de 2011

Roma y sus gladiadores

Galeno (129-199 d.C.), originario de Pergamo. Fue cirujano de gladiadores y adquirió cierta experiencia en el tratamiento de heridas, huesos, articulaciones y músculos. A menudo se le conoce como el padre de la medicina deportiva. Galeno, en el tratamiento de las enfermedades, prefirió dejar actuar a la naturaleza (la naturaleza se curaba a sí misma) debiendo el médico solamente ayudarla. 
Era partidario del masaje como preparación a la actividad deportiva y entre sus recomendaciones se encontraba la deambulación, los movimientos específicos y los ejercicios activos y pasivos como tratamiento de ciertas enfermedades. Galeno fue también un gran anatomista. Hizo una excelente descripción del esqueleto y de los músculos que lo mueven, en particular, de la forma en que se envían señales desde el cerebro a los músculos a través de los nervios. En lo que respecta a la patología osteoarticular, habla de la destrucción ósea, de los secuestros y de la reparación en la osteomielitis, llegando a realizar algunas resecciones en estos casos. Galeno fue el que inició el conocimiento sistemático de la anatomía humana aplicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades: conoció la osteología por el estudio directo del esqueleto humano, y la estructura de las partes blandas por las disecciones de animales. En su texto "Sobre los procedimientos anatómicos" explica la forma de la mesa de disecciones y la técnica de estudio anatómico.
Un estudio de sus escritos demuestra que Galeno no tuvo experiencia en cirugía general, salvo por sus referencias a las heridas y algunas lesiones sufridas por los gladadores. Se cree que fue el primero que utilizó las palabras griegas, cifosis, lordosis y escoliosis para las deformidades descritas en los textos hipocráticos. También diseñó algunos métodos para corregir tales deformidades. El enfoque principal de Galeno, desde el punto de vista de la "medicina interna" perduró prácticamente hasta el Renacimiento. La influencia de Galeno fue decisiva en la evolución de la medicina. En anatomía sus contribuciones a la osteología y a la miología fueron definitivas a pesar de partir de observaciones de animales.

Salarios ajustados

La sociedad medieval articuló los honorarios que el cirujano debía recibir; así, se contemplaba en el Fuero de Cuenca: "El precio que debe cobrar el cirujano es: por la herida que rompiere el hueso: 20 mencales; por la herida con entrada y salida: 10 mencales; por las heridas simples que no traspasaran el miembro ni rompieran el hueso, cinco mencales".
Esta moneda, el mencal o mizcal o metical, equivalía a un peso de unos cuatro gramos y cuarto. Generalmente, el mezcal era de oro. Desconocemos la cotización del oro en aquella época, pero calculándolo a los precios actuales, los honorarios del médico que trató la fractura del
fémur hallado en Silos
se habrían elevado a unos 1.020 euros.
El Fuero de Cáceres, uno de los más curiosos para el estudio de las antiguas costumbres, establece las indemnizaciones que merecían las diferentes heridas: Por una herida "de parte a parte" puede cobrarse 6 maravedíes; por otro tipo de herida, la mitad; las heridas en la cabeza sin fractura de hueso, 5 maravedíes; y por lo que se refiere a "dientes, ó oreias, o quantos dedos perdieren", que se le den 10 maravedíes por cada uno perdido; por la mano, por el por pie, por ojo o por narices, 20 maravedis. Si la herida se había curado antes de que se hiciera el reparto del botín obtenido en la cabalgada, el herido no tenía derecho a ninguna indemnización, ya que se entendía que tal herida no había sido grave. La documentación de la época recoge el nombre de varios médicos que gozaron del favor real, indudablemente, por los buenos servicios prestados. 

sábado, 22 de enero de 2011

El ADN revela los secretos de la botica romana

Arqueobotánicos hallan la composición vegetal de varias medicinas recogidas de un navío naufragado hace 2.000 años 

11/09/2010 20:04  MADRID

Zanahorias, apio, berza, corteza de roble o milenrama eran algunos de los ingredientes de las medicinas de la Roma clásica. Una serie de tabletas encontradas aún secas en un barco hundido frente a las costas de la Toscana italiana hace más de 2.000 años han permitido conocer los detalles de la farmacopea clásica.
Dos arqueobotánicos del Instituto Smithsonian (EEUU) han analizado las pastillas, encontrando varios componentes de origen vegetal. Tomaron muestras del ADN de los cloroplastos unos orgánulos presentes en las células vegetales encargados de la fotosíntesis para secuenciarlas. Tras compararlas con bancos de datos de genética han comprobado que la medicina romana parecía una huerta. Además de las mencionadas, hallaron rábano, cebolla, espino blanco, perejil o castañas, todas plantas mediterráneas. Más extraña es la presencia de hibisco, originario del Asia oriental.

LA ENSEÑANZA DEL ARTE DE CURAR EN EL REINO DE NAVARRA


Pedro Gil-Sotres.
El libro Aulas médicas en Navarra, cuya segunda edición ahora se presenta, narra la génesis y vicisitudes del Real Colegio de Medicina, Cirugía y Farmacia, cuya breve vida duró diez años.
En su momento fue un hito en la historiografía médica en Navarra. A pesar de sus limitaciones, derivadas del uso parcial de la documentación conservada en el Archivo General de Navarra, Santiago Larregla abrió brecha en el conocimiento de los caminos por los que los navarros accedieron en el pasado a la formación sanitaria. Basta acudir a la bibliografía para comprobar el apoyo que dio a los que a partir de esa fecha historiaron las instituciones médicas de la Comunidad Foral.

lunes, 17 de enero de 2011

LA PROFUNDIDAD DE LA PIEL


La profundidad de la piel


Ángeles Agrela (Úbeda, Jaén. 1966)
La profundidad de la piel
“La belleza tiene la profundidad de la piel”. En esta frase usada normalmente para referirse a la superficialidad de la belleza basa Ángeles Agrela el título de su última exposición. Sin embargo solo toma la segunda parte de la frase, de modo que no niega ni afirma su adhesión a dicha afirmación. De hecho la exposición en sí tampoco se preocupa mucho por desvelar claramente sus intenciones. Su instalación trata más bien de sumergirnos en un viaje que recorre ese finísimo espacio que va desde la delgada superficie de la pintura a la profundidad de nuestras emociones ante la sospecha de nuestra futilidad. La profundidad de la piel nos sitúa en un nada superficial territorio poético que toma cuerpo a partir de imágenes que pertenecen a nuestra memoria cultural colectiva.
Y es que la muestra es también una colección de auténtica pintura. Reinterpretaciones, reencuadres y aproximaciones a conocidas obras de grandes maestros desde el Renacimiento hasta el XIX. Piero de la Francesca, Robert Campin, Hans Holbein, Vermeer, Velázquez o Ingres. Y más concretamente retratos. Agrela ha arrancado literalmente la piel a las personas que tan fielmente retratadas nos miran desde las paredes dejando ver lo que ésta (¿la pintura?) esconde; detallados mapas de sus músculos, venas, nervios y huesos al modo de las láminas didácticas de anatomía.
Es muy fácil ver fotografías de disecciones, o imágenes macabras que muestran con crudeza la verdad de lo que esconde la piel, incluso hemos podido ver exposiciones muy mediáticas con auténticos cadáveres humanos conservados con técnicas novedosas y cuidadosamente diseccionados. Las imágenes están ahí… para quien las quiera ver. También es muy recurrente el procedimiento de la apropiación de imágenes para manipularlas digitalmente y servirlas después reproducidas de las más diversas formas.
Sin embargo no es casual la elección de Agrela de la pintura, y más concretamente la reproducción y reinterpretación de conocidos retratos con los procedimientos pictóricos tradicionales, para dar forma a este ejercicio poético que es La profundidad de la piel. Agrela había trabajado en los últimos tiempos en grandes dibujos que representaban láminas de libros de anatomía donde intervenía superponiendo elementos ajenos que producían desconcertantes asociaciones de imágenes. La reflexión en torno a la vánitas ya estaba presente, y se hace aquí más patente quizás por la transposición del sujeto desde el más impersonal dibujo anatómico al retrato cercanísimo que nos brinda la piel de la pintura y en el que como observadores nos proyectamos vanidosamente. Y puede que realmente la vanidad sea un pecado a la hora de observar una obra de arte, ya que el modo en que nos proyectamos a nosotros mismos sobre las imágenes nos distrae de lo que realmente importa. El retrato llevado a sus últimas consecuencias de perfección por los grandes maestros, sobre todo a partir del Renacimiento, nos coloca como individuos frente a un espejo en el que nos reconocemos de algún modo, frente a la incómoda verdad de lo que esconde la piel levantada, en el caso de estas interpretaciones que Agrela nos brinda. Y no hay que perder de vista que el ilusorio engaño de la pintura está presente en esta ecuación. ¿Es que la delgadísima superficie de la pintura tiene acaso el grosor de la belleza de la propia obra de arte? Como observadores nos dejamos subyugar (y hasta engañar) por los diminutos eventos cromáticos y lumínicos que suceden en las distintas capas de pintura a las que acercamos la nariz con gozo. Y también proyectamos nuestros esquemas mentales y nuestra propia imagen en la interpretación que de dichos eventos hacemos, con toda nuestra vanidad, perdiendo de vista lo que de verdad es importante. Y también podemos vernos desprovistos de piel, con las venas, nervios y músculos al descubierto, porque en la doble delgadez que caracteriza tanto a la piel humana como a la superficie de la pintura anda el juego de esta instalación de Ángeles Agrela.

























< anterior | 1 | 2 | siguiente >

Museo Histórico de Enfermería





Museo Histórico de Enfermería. Fundación Jose LLopis
Con sede permanente en el 
Colegio Oficial de Enfermería de Alicante
C/. Capitán Dema, 16
03007 ALICANTE
Tels. 965 121 372 / 965 123 622

miércoles, 12 de enero de 2011

Cirugia Antigua

EL “METODO ESPAÑOL” DE TRATAMIENTO DE HERIDAS DE GUERRA


ANTECEDENTES DE LAS CAH. EL “METODO ESPAÑOL” DE TRATAMIENTO DE HERIDAS DE GUERRA Y EL HOSPITAL SUECO-NORUEGO DE ALCOI.

Francisco Enrique Moltó Abad
Enfermero y Supervisor de la Unidad de Neuro/Neumología del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoi.

En la ciudad de Alcoi y durante la guerra civil estuvo en funcionamiento el hospital Sueco-noruego, institución que fue financiada por la solidaridad internacional de estos dos países escandinavos y dedicada ha atender heridos de guerra del bando republicano. En el citado hospital trabajó y dirigió los servicios quirúrgicos el cirujano y traumatólogo militar español  D. Manuel Bastos Ansart, toda una autoridad en el tratamiento de las heridas de guerra en esa época, el Dr. Bastos Ansart fue uno de los padres y precursor del “método Español” de tratamiento de heridas de guerra, el cual es la base, de las actuales Curas en Ambiente Húmedo (CAH) es decir, del método oclusivo de curas. 

            El “Método Español” nace como la suma de muchas observaciones, experiencias y actuaciones de diversos cirujanos de todo el mundo que se fueron acumulando a lo largo del tiempo y de demasiadas guerras. Lo que se hizo en España fue ordenarlas, sistematizarlas y aplicarlas con rigor. El Dr. Moral Torres denomina muy acertadamente este método como la técnica de Orr-Bastos-Trueta por ser estos tres cirujanos sus máximos promotores.

El Siglo de las Luces y la renovación de la cirugía

Durante el siglo XVIII, llamado el Siglo de las Luces, ningún aspecto de la vida escapó a las transformaciones gestadas e impulsadas por la Ilustración. La medicina Ilustrada, heredera de los recientes alcances de la Revolución Científica del siglo XVII, se vio completamente renovada en sus aspectos teóricos y prácticos extendiendo sus intereses a nuevas fuentes del saber, tales como la física, la química, la botánica y la anatomía. 


A partir de estos saberes se reconfiguraron los fundamentos de la práctica médica en este período: la
fisiología, entendida como el estudio del funcionamiento del organismo; la patología, dedicada a la indagación por las causas de las enfermedades; y la materia médica, encargada de la preparación, manejo y conocimiento de las propiedades de los remedios vegetales. A ello, se sumó la renovación de la cirugía, tanto en el desarrollo de nuevas técnicas como en el prestigio social de sus practicantes.

HOSPITAL DE MUJERES DE CADIZ

HISTORIA DEL
HOSPIAL DE MUJERES
DE CADIZ



http://elrincondelaculturagaditana.blogspot.com/2009/10/hospital-de-mujeres-de-cadiz.html