viernes, 12 de enero de 2018

Carne desfigurada, morbidas obras escultóricas de Sarah Sitkin


Sarah Sitkin es una artista de Los Angeles que crea obras escultóricas con partes de cuerpos mutados que han tenido una vida perturbadora por su cuenta. Pedazos de carne y hueso se machacan juntos como horribles monumentos, algunas veces exudando y con  un aparente crecimiento de cabello. 
En otras obras, rostros humanos se hunden o son astillados con protuberancias de hueso, algunas máscaras tienen formas que se asemejan a órganos genitales. Hechas de silicona, arcilla, resina, látex y yeso, estas creaciones profanas de Sitkin son horriblemente cautivadoras.


http://imagomagazine.net/carne-desfigurada-morbidas-obras-escultoricas-de-sarah-sitkin/

miércoles, 27 de diciembre de 2017

La muerte de Cristo, analizada por los forenses




"Jesús tenía el peso del mundo sobre sus hombros. Incluso antes de que la crucifixión empezara, Él mostraba claramente síntomas físicos relacionados con un intenso sufrimiento. La noche antes de la ejecución sus discípulos dicen haberlo visto en agonía sobre el Monte de los Olivos. No tan solo no durmió en toda la noche, sino que parece haber estado sudando abundantemente. 


Tan grande era el sufrimiento que había pequeños vasos sanguíneos que se rompían en sus glándulas sudoríferas y emitían gotas rojas tan grandes que caían al suelo (Lucas 22:44). Este síntoma de intenso sufrimiento se llama hematohidrosis o sudor de sangre"

Fueron tres los momentos claves y de mayor sufrimiento a los que Jesús fue sometido:
La flagelación, la corona de espinas y la crucifixión.


martes, 19 de diciembre de 2017

Una contribución al conocimiento del contexto histórico de las úlceras por presión


Un articulo muy interesante de J.E. Torra i Bou sobre la historia de las úlceras por presión.

A través de una revisión narrativa, los autores revisan elementos clave relacionados con la historia de las úlceras por presión y su contexto, desde la Edad Antigua, el Renacimiento, el siglo XIX hasta la edad moderna






Accede al articulo completo completamente gratis. pincha aqui

lunes, 26 de junio de 2017

Lo que la medicina le debe a la Primera Guerra Mundial

domingo, 28 de agosto de 2016

Buena suerte al dormir después de ver estas heridas hiperrealistas creadas por un artista



Marc Clancy tiene un talento que da miedo. 
Él es un artista del maquillaje de Melbourne, Australia, que tiene unas habilidades increíbles. De hecho, él ha aprendido todo lo que sabe por cuenta propia y puede crear las heridas y lesiones más horribles que vas a ver, claro, si es que te atreves.

Su trabajo que luce muy real le ha llevado a poner un mensaje en sus redes sociales indicando que los efectos son hechos solo con maquillaje y que nadie ha resultado dañado.


Por César Ruiz


Ver galeria

http://www.upsocl.com/comunidad/buena-suerte-al-dormir-despues-de-ver-estas-heridas-hiperrealistas-creadas-por-un-artista/

viernes, 17 de junio de 2016

Tesis doctoral sobre el Museo Olavide

El Dr. Felipe Heras Mendaza realizó la tesis doctoral sobre el Museo Olavide y ha tenido a bien hacérnosla llegar para el disfrute de todos aquellos que quieran acercarse a la figura de Olavide y a sus figuras.
Bajo el título de "Figuras e historias clínicas del Museo Olavide: Estudio dermatológico" se esconde un trabajo de incalculable valor y una joya para la historia de la dermatología española.

En el siglo XIX, tener lepra o sífilis no sólo acercaba peligrosamente a la muerte, también era una muesca en la piel que marcaba con crueldad terrible y expulsaba de la sociedad a quien la sufría. Las enfermedades dermatológicas estaban rodeadas de misterio y, en ocasiones, de carga moral. De muchos de estos males no se conocía la causa. En otros casos, no había tratamiento curativo, y el paciente internaba en dispensarios donde se le ocultaba de la mirada exterior.

El Hospital San Juan de Dios, en Madrid, era uno de estos lugares. Un centro destinado a la beneficencia, donde se juntaban leprosos, convalecientes de infecciones venéreas y afectados por extrañas erupciones o ampollas de las que poco se sabía. La ciencia, sin embargo, fue avanzado en ese siglo, arrinconando a la superstición, y surgieron figuras como la del doctor José Eugenio Olavide, que convirtió al San Juan de Dios en el primer hospital español especializado en dermatología e impulsó una extensa colección de figuras de cera -se tiene noticias de la existencia de más de mil- en la que expertos escultores fueron recreando las distintas enfermedades de la piel que la medicina de la época había catalogado. Estas figuras, que sirvieron para que los estudiantes aprendiesen a reconocer eritemas, dermatitits o rupias sifilíticas, dieron lugar al Museo Olavide, que desapareció en el siglo XX cuando el edificio fue derruido.
Las esculturas se guardaron en cajas y quedaron olvidadas hasta hace aproximadamente una década, cuando las recuperó la Asociación Española de Dermatología (AEDV) Hoy, son un testimonio histórico y científico de primer orden. Ahora, los murcianos podrán conocer sesenta de estas figuras en una exposición organizada por la sección murciana de la AEDV que abrirá sus puertas el 2 de marzo en el Archivo General.
Los visitantes podrán hacer un viaje al pasado y valorar lo mucho que se ha avanzado. «En aquella época la mortalidad era altísima, y la mayoría de tratamientos eran paliativos, no curativos; apenas se conocían las enfermedades, sólo sus síntomas», explica José Francisco Frías, jefe de servicio de Dermatología de La Arrixaca.
127 años después de la creación del Museo Olavide, el hospital murciano pone a punto un proyecto piloto de telemedicina que permitirá a los dermatólogos diagnosticar a partir de las imágenes digitales que envíen los médicos de familia de los centros de salud de su área. Pero, quién sabe, quizá dentro de otro siglo los murcianos miren con la curiosidad de un arqueólogo los avances de hoy, para entonces superados y convertidos en objeto de museo.