jueves, 3 de octubre de 2013

“Luz en Hipocratia”, retrato de la humanidad en los hospitales

La pintora Emma Cano inaugura una exposición con su trabajo "Luz en Hipocratia".

"Cuando el azar me hizo conocer a Salvador nunca hubiera imaginado que su amistad iba a abrirme en la pintura un camino inédito para mí, ni que tendría la posibilidad de vivir intensas y nuevas experiencias que marcarían mi vida quizás para siempre. Su propuesta fue audaz: buscar el lado humano de los hospitales para después llevar mis impresiones al lienzo. Quería que fuera sus ojos, que viera lo que él ve y lo interpretara".

La exposición se inaugura en el Palacio del Conde de Toreno, Oviedo, 19 h. Jueves, 3 de Octubre. Abierta hasta el 18 de Octubre.

sábado, 6 de julio de 2013

HISTORIA DEL SURGIMIENTO DE LAS SUTURAS

En Egipto (Dinastía XVIII, 1550 ac) de acuerdo al Papiro Smith, las heridas de la cara se trataban mediante afrontamiento de los bordes con material adhesivo. Las heridas se curaban con grasa, miel y carne fresca

En Arabia, cuna de grandes matemáticos y de extraordinarios médicos y filósofos medievales (900 ac), comienza a utilizarse el "Kitgut" para cierre de heridas abdominales. El vocablo "Kit"hace referencia a las cuerdas de violín fabricadas a partir de intestino de vaca. Es posible que aquí derive la palabra "Catgut", como degeneración del lenguaje

En la India de tiempos del Ayurveda, en casos de heridas intestinales se hacían coincidir los bordes de la lesión y se hacían morder por grandes hormigas, para luego seccionar el cuerpo, quedando la cabeza como un moderno stapler biológico. Para entonces el famoso cirujano Sarsuta o Sushruta ( 600 ac ) utilizaba en su cirugía toda clase de materiales que incluía: algodón, cuero, crin de caballo y tendones

La edad media (476 a 1453) tiene representantes quirúrgicos en el Bizancio de la época: alejandrina (hasta 642) con Oribasio, Aecio de Amida, Pablo de Egina Y Alejandro de Tralles, quienes utilizaron técnicas avanzadas y suturas de seda. Por su parte en el Islam de Aquel entonces se discutía la alternativa de utilizar suturas o cauterio. Los Judíos, que ya tenían el diseño de su propia sala de cirugía (Beta de Saiza ) practicaban el avivamiento de los bodes de la herida para lograr una mejor cicatrización



Leer más: http://www.monografias.com/trabajos60/manejo-heridas-enfermeria/manejo-heridas-enfermeria.shtml#ixzz2YFaY6Ky9

sábado, 4 de mayo de 2013

Úlcera de Marjolin


Si bien la bibliografía atribuye a Aurelius Cornelius Celsus en el siglo I AC, la primera descripción sobre la malignización de una úlcera en una cicatriz de quema­dura, esta entidad debe su nombre al médico francés Jean Nicholas Marjolin, profesor de la Universidad de París, quien en 1828, hizo una clasificación descriptiva de varios tipos ulcerosos. Sin embargo, Marjolin describió únicamente el desarrollo de úlceras verrugosas sobre cicatrices antiguas de quemaduras pero jamás escribió sobre cambios malignos en las mismas.
Hawkins, en 1825, Dupuytren en 1839 y Broca en 1866 también describieron úlceras “chancroides”. En 1903, Da Costa propuso el uso del término “úlcera de Marjolin” para describir 2 casos de cambios carcinomatosos en áreas de ulceración crónica imponiéndose tal denominación desde entonces.

Existen pocos informes sobre la incidencia de esta patología. Algunos autores estiman que 1 de cada 300 úlceras crónicas podría deberse a un cáncer. La inci­dencia de degeneración maligna de las cicatrices de quemaduras es de aproximadamente 2% y varía entre 0,7% al 9%.