jueves, 30 de diciembre de 2010

Errores en las heridas


La medicina cometió grandes errores que en ocasiones la acercaban más a los tratamientos mágicos que a los científicos.
Un ejemplo de ello es que durante muchos años los médicos, para curar las heridas, cogían la espada, la daga o el instrumento que había herido al paciente, lo colocaban en un lugar retirado y lo curaban, aplicándole medicamentos al arma mientras dejaban al herido sin asistencia. Aseguraban que a medida que se curaba el arma, la herida se iba cerrando. Posteriormente un tal Kenelm Digby creó un "polvo simpático" especial para tratar las armas (compuesto de sangre humana, grasa de eunucos y musgo procedente de cráneos de criminales), aunque por lo menos también procedía a lavar y vendar la herida del paciente; luego propuso una variante: sumergir las prendas manchadas de sangre en una solución de sulfato de cobre (se supone que les resultaba más fácil obtener las prendas del enfermo que ir a buscar el arma causante de la herida).El gran cirujano Ambroise Paré (1510-1590) luchó enconadamente contra estas ideas.

lunes, 6 de diciembre de 2010

MARINA ABRAMOVIC


Marina Abramović (Belgrado, Yugoslavia; 30 de noviembre de 1946), artista serbia de performance que empezó su carrera a comienzos de los años 70. Activa por más de tres decádas, recientemente ha sido descrita por sí misma como la "Abuela del arte de la performance".
El trabajo de Abramović explora la relación entre el artista y la audiencia, los límites del cuerpo, y las posibilidades de la mente.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La enfermedad: un fenómeno sobrenatural


La enfermedad dejo de considerarse como un fenómeno sobrenatural con Hipócrates de Cos (460-332 a.C.) médico griego que vivió a finales del siglo V A.C. Hipócrates afirma que la enfermedad se puede comprender ya que sus causas se encuentran en el ámbito de la naturaleza. En su obra sobre la enfermedad sagrada, en la cual hacía referencia a la epilepsia afirmó:

"Voy a discutir la enfermedad llamada "sagrada". En mi opinión, no es más divina o más sagrada que otras enfermedades, sino que tiene una causa natural, y su supuesto origen divino se debe a la inexperiencia de los hombres, y a su asombro ante su carácter peculiar. Mientras siguen creyendo en su origen divino porque son incapaces de entenderla, realmente rechazan su divinidad al emplear el método sencillo para su curación que adoptan, que consiste en purificaciones y encantamientos. Pero si va a considerarse divina nada más porque es asombrosa, entonces no habrá una enfermedad sagrada sino muchas, porque demostraré que otras enfermedades no son menos asombrosas y portentosas, y sin embargo nadie las considera sagradas."

lunes, 20 de septiembre de 2010


La cirugía y su historia: Prehistoria




El primer procedimiento terapéutico de la historia fue quirúrgico e imitando a los animales: inmovilización de las fracturas, limpieza lingual de las heridas, cese de la hemorragia por compresión. Es decir, se preocupa esencialmente de las lesiones externas, visibles o accesibles.

Es la patología externa la que combate el cirujano-artesano.

Durante millones de años, se comportó así hasta el hombre de Neandertal; éste entierra a sus muertos y parece diferenciar ya entre las enfermedades accidentales y aquellas otras cuya causa permanece oculta y se les escapa, (fiebre, dolor, inapetencia, locura) interpretándolo como algo de carácter mítico – mágico que compete al sacerdote. De esta manera asuma que si la enfermedad es originada por un poder desconocido, el remedio será contrarrestar, o exorcizar el poder maligno o la causa por la que ha sido castigado por los dioses.

Este pensamiento ha condicionado gran parte de la historia de la medicina y así la clase médica, que surgiría siglos después, concedió a la cirugía el quehacer sobre lo externo (accesible mediante actos manuales), otorgando al deber médico el conocimiento de lo interior (desconocido).

En algunos casos se ve una conexión entre ambas tendencias: métodos de cirujano en patología interna. El ejemplo típico es la trepanación como método de expulsión de espíritus malignos.

Como conclusión podemos decir que cuando aparece el Homo Sapiens ¡¡el cirujano y el sacerdote llevaban ya miles de años sobre la tierra!!!

En el neolítico aparece la primera analgesia quirúrgica (bebidas fermentadas).

Mesopotamia y Egipto

Ordenamiento jurídico-penal de la práctica quirúrgica que puede llegar a sancionarse con penas atroces. Se ve reflejado por ejemplo en el Código de Hammurabi del 2000 antes de Cristo (un cirujano puede llegar a perder la mano por sus acciones) y en la Ley del Talión.

El Papiro de Edwin Smith en Egipto se compone de 48 historias clínicas quirúrgicas (apósito de carne fresca como hemostático en el primer día postsutura).

En Egipto existen descripciones bastante detalladas de procedimientos quirúrgicos (ej oftalmología: extracción de cataratas).

Sin embargo estos destellos de desarrollo no pudieron cristalizar al haber sido separada de la medicina , a lo que contribuyó el que se olvidara la anatomía, permaneciendo estancada con excepción del mundo árabe que la desarrolla posteriormente.

domingo, 19 de septiembre de 2010


Los egipcios, y no los griegos, fueron los verdaderos padres de la medicina

Escrito por Kanijo



Científicos que han investigado documentos fechados hace 3500 años dicen que han encontrado pruebas de que los orígenes de la medicina moderna recaen sobre el antiguo Egipto y no sobre Hipócrates y los griegos.

El equipo de investigación del Centro KNH para Egiptología Biomédica en la Universidad de Manchester descubrió la prueba en un papiro médico escrito en el 1500 A.C – 1000 años antes de que naciera Hipócrates.

“Los eruditos clásicos siempre han considerado a los griegos, particularmente a Hipócrates, como los padres de la medicina pero nuestros hallazgos sugieren que los antiguos egipcios practicaban una forma creíble de farmacia y medicina mucho antes”, dijo el Dr Jackie Campbell.

“Cuando comparamos los antiguos remedios con los protocolos y estándares modernos de farmacia, encontramos las prescripciones en los antiguos documentos no sólo son comparable con las preparaciones farmacéuticas de hoy, sino que muchos de los remedios tenían un mérito terapéutico”.

Los documentos médicos, los cuales se descubrieron por primera vez a mediados del siglo XIX, demostraron que los antiguos galenos egipcios trataban las heridas con miel, resinas y metales conocidos por ser antimicrobianos.

El equipo también descubrió prescripciones para laxantes de aceite de ricino y coloquíntida (pepino amargo) y laxantes masivos de higos y salvado. Otras referencias muestra que el cólico se trataba con beleño, el cual se usa todavía hoy, y el comino y cilantro eran usados para los gases intestinales.

Posteriores pruebas demostraron que los desórdenes músculo-esqueléticos eran tratados con sustancias que irritan la piel para estimular el flujo sanguíneo y cataplasmas para mantener cálido y aliviar. Usaban apio y azafrán para el reumatismo, que son actualmente temas de investigación farmacéutica, y granadas para erradicar la tenia, un remedio que permaneció en uso clínico hasta hace 50 años.

“Muchos de los antiguos remedios que descubrimos sobrevivieron hasta el siglo XX, e incluso, algunos permanecen hoy en uso, aunque los componentes activos se producen hoy de forma sintética”, dijo el Dr Campbell.

“Otros ingredientes aún perduran y la acacia aún se usa en remedios contra la tos mientras que el aloe forma la base para aliviar y curar las condiciones de la piel”.

El investigador asociado Dr Ryan Metcalfe está desarrollando ahora técnicas genéticas para investigar las plantas medicinales del antiguo Egipto. Ha diseñado su investigación para determinar qué especies modernas están más relacionadas con las antiguas muestras botánicas.

“Esto podría permitirnos determinar un probable punto de origen para la planta además de proporcionar pruebas adicionales para las rutas comerciales, cultivo decidido, centros de comercio o lugares de tratamiento”, dijo el Dr Metcalfe.

“El trabajo está inextricablemente vinculado a los análisis químicos de vanguardia usados por mi colega Judith Seath, que es especialista en aceites esenciales y las resinas usadas por los antiguos egipcios”.

La Profesora Rosalie David, Directora del Centro KNH, dijo: “Estos resultados son muy significativos y demuestran que los antiguos egipcios practicaban una forma creíble de farmacia mucho antes que los griegos”.

“Nuestra investigación continua en la genética, química y base comparativa para comparar las plantas medicinales del antiguo Egipto con las especies modernas y para investigar similitudes entre los remedios tradicionales del Norte de África y los que usaron sus antepasados en el 1500 A.C”.

viernes, 27 de agosto de 2010

El arte, la enfermedad y el dolor


Muestra la herida. La enfermedad (Arte y medicina. Parte I)

Tipo de evento: Exposiciones

Comisario/Curator:

Alberto Ruiz de Samaniego

David Barro

Sofía Santos Pérez




  • Fecha de inauguración: 28 Enero de 2010
  • Hora de inauguración: 20:30
  • Fecha de finalización: 21 Marzo de 2010
  • Crítica:
    Muestra la herida
  • Entidad organizadora:
    • - Fundacion Luis Seoane
  • Ubicación actual : San Francisco, s/n
    15001 A Coruña
    A Coruña
    Tel.: 981 216 015



Luis Ferreiro

La enfermedad como metáfora de la existencia. El dolor como indicativo de individualidad. Este polémico punto de partida es el motivo central de la exposición Muestra la herida. La enfermedad (arte y medicina. Parte I), que dara comienzo esta tarde a las 20.30 horas en la sede de la Fundación Luis Seoane, en la Ciudad Vieja.

La muestra constará de trece obras de creadores tan conocidos como Antoni Tàpies, Tony Ourseler y Andy Warhol, que se podrán visitar desde hoy y hasta el 21 de marzo. Los comisarios artísticos Alberto Ruiz de Samaniego, David Barro y Sofía Santos, explicaron ayer los motivos que les llevaron a idear una exposición con tan inquietante base: "La fuente es la interpretación del dolor, el sufrimiento como máxima expresión de la individualidad — destacó Alberto Ruiz de Samaniego —, pero no una individualidad de carácter social. En ese sentido, creemos que la enfermedad guarda una gran relación con la creación", remarcó.

Tras recordar la relación de grandes artistas con estos temas, como El Bosco, el comisario destacó las tres vías en las que se basaron como criterio de selección de las obras expuestas: "Analizar casos de la transformación por causa de una enfermedad, como Tapiès, del uso de la enfermedad como metáfora de la civilización contemporánea y, por último, —concluyó el comisario— una reflexión sobre la sociedad del siglo XXI, histerizada por las pandemias".

Sofía Santos abordó una visión más científica, comentando la relación existente entre arte y medicina desde el Renacimiento. La comisaria puso como ejemplo la obra Lección de anatomía, de Rembrandt, y apuntó que en la exposición se podrán ver ediciones facsímiles de creaciones de Leonardo Da Vinci y Avicena que demuestran el estrecho vínculo entre ambas disciplinas.

El último de los comisarios, el crítico, editor y profesor David Barro, afirmó que el objetivo de Muestra la herida es enseñar "la convivencia de lo icónico y lo elíptico con lo transparente". "Se puede decir que hay pieza que pueden herir sensibilidades —aseguró David Barro—, pero hay que plantearse la pregunta de por qué se esconden los cuerpos enfermos, o todo lo que nos parece distinto", concluyó el comisario.

martes, 24 de agosto de 2010

El Prontosil fue el primer fármaco de síntesis con acción bactericida


Su nombre tiene como sinónimo Sulfamidocrisoidina.
Paul Gelmo, un químico vienés que trabajaba en el campo de los colorantes sintéticos para tinción de bacterias, preparó en 1908 la sustancia sulfanilamida (p-aminobencenosulfonamida).
El equipo de trabajo en Bayer, formado por los investigadores Josef Klarer y Fritz Mietzsch, fue quien sintetizó la sulfonamidocrisoidina (KI-730), un colorante de color rojo rubí y en 1932, el pátologo alemán Gerhard Domagk se dio cuenta que esta sustancia, derivada de la sulfonamida y a la que llamaron prontosil rubrum (rojo), protegía el organismo de los ratones de laboratorio contra el ataque de estreptococos de la especie Streptoccocus pyogenes. Investigadores de Francia e Inglaterra avalaron los descubrimientos de Domagk. En Estados Unidos se le consideró un fármaco bacteriostático más que bactericida. En 1933, el Dr. Robert Foertser recibió en su consulta a un bebé de 10 meses de edad al que se le diagnosticó septicemia estafilocócica. El profesor de la Escuela de Medicina de Dusseldorf, Hans Schreus, le aconsejó utilizar el prontosil ya que había reportes de su efectividad. El profesor Schreus se acercó a I.G. Farben, la unidad al que pertenece el Laboratorio Bayer, para pedir el fármaco y aunque se le mencionó que la sustancia solo se había probado en infecciones por estreptococos, éste insistió hasta que le proporcionaron una serie de tabletas ya preparadas. El Dr. Foertser propuso un esquema de tratamiento con el cual el bebé sanó y fue dado de alta. En febrero de 1935, Gerhard Domagk utilizó el prontosil en su hija Hildegard de 6 años, ya que ella se contagió con una infección en su dedo por estreptococo, posiblemente llevado a casa por el doctor. La inyección de la sustancia evitó la proliferación de las bacterias y la niña sanó por completo. Este evento fue lo que animó a Domagk a promover su manejo en infecciones microbianas y prontamente se hizo extensivo su uso.

lunes, 23 de agosto de 2010

En el Siglo XIV


En el Siglo XIV, el médico y cirujano Henry de Mondeville dijo:
«Más cirujanos saben cómo causar supuración que cómo curar heridas.»

EL ARTE DE PRONOSTICAR ENFERMEDADES


Además de su intrínseco valor creativo, una obra de arte lleva consigo elementos de la realidad y la cultura en la cual fue concebida, contiene elementos del pasado y puede convertirse en evidencia empírica para la ciencia, al brindar testimonio sobre algo que ya existió. La medicina supo sacarle provecho a muchas expresiones artísticas de la antigüedad que profetizaron patologías que recién pudieron ser descriptas muchos siglos después.

"Los temas básicos para la Medicina y el Arte son los mismos: la naturaleza, el hombre y sus ideas"

Ambroise Paré, (1510-1590)


Ambroise Paré estudia medicina en el Hotel Dieu. Como cirujano militar al servicio de la infantería francesa adquiere gran prestigio en diversos puntos geográficos de la convulsionada Europa de su tiempo. Sus servicios son solicitados por el pueblo raso y por los más encumbrados personajes de la época. Tiene que ver, como médico y cirujano, con varios reyes de Francia. Prefiere el uso de la lengua francesa al tradicional latín, revolucionario hábito en una privilegiada personalidad del renacimiento. Escribe, en francés, "La méthode de traiter les playes faictes par haquebutes et aultres bastons a feu et de celles qui son faictes par fleches, dards et semblables; aussi des combustions spécialmement faictes par la poudre a canon’" (Método para tratar las heridas de arcabuz y otras armas de fuego, y de aquellas que son causadas por flechas, dardos y similares; además de las quemaduras especialmente causadas por la pólvora de cañón").

Ambroise Paré estudia y resume los conocimientos anatómicos de Andreas Vesalio, cuya De humani corporis fabrica había aparecido en 1543. El francés pone al servicio de la cirugía los conocimientos vesalianos que superan los tradicionales errores contenidos en la enseñanza galénica cuya influencia marcara a occidente durante siglos. Paré comprende y aplica el concepto de la hemostasia por medio de la ligadura de vasos sanguíneos arteriales. Erradica el tratamiento de las heridas por cauterización con fuego o con aceite hirviendo. Para ilustración y motivación del lector curioso transcribimos el texto de Paré (3): " ...se me terminó el aceite y me ví obligado a sustituirlo por una emulsión hecha con yema de huevo, aceite rosado y trementina. Durante la noche yo no pude dormir con tranquilidad, temiendo encontrar las heridas, que yo no había podido cauterizar satisfactoriamente al tener que aplicar la anterior emulsión, infectadas por el veneno. Todo esto me hizo levantar de madrugada, para observar a los pacientes. Al verlas me sorprendí. Las que habían sido tratadas con el medicamento no daban dolor ni tumores, ni estaban inflamadas. El enfermo pudo descansar toda la noche. Por otro lado, las que habían sido tratadas con aceite hirviendo, producían fiebre y tumores alrededor de las heridas, acompañados de grandes dolores. Desde este momento, me propuse no quemar tan brutalmente a los pobres heridos por los arcabuces..."

El método experimental bautizado como tal y asociado al desarrollo de los conocimientos -especialmente en el campo de la fisiología- vendrá a consolidarse muchos siglos después de Paré.

Doctor Carlos Alberto Gómez Fajardo. Ginecólogo. Hospital Pablo Tobón Uribe. Miembro de CECOLBE. Facultad de Medicina Universidad Pontificia Bolivariana. Medellín, Colombia.