domingo, 27 de febrero de 2011

Historia de la terapia Larval I

La utilización de larvas para la curación de heridas es conocida desde la antigüedad y también en los grupos étnicos actuales que viven fuera de nuestra cultura. Como ejemplo, la tribu extinta de los Ngemba o wongaibon de aborígenes australianos utilizaron este remedio durante milenios.
                 En la segunda guerra mundial, los sanitaros británicos destacados en Birmania observaron cómo los nativos hacían un uso tradicional de las larvas sobre las heridas, cubriéndolas con barro y hierbas húmedas. En el caso de los mayas, se empleaban paños que previamente se habían humedecido en sangre de animales y posteriormente puestos a secar al sol para que se poblaran de larvas. Los cirujanos que acompañaban a los ejércitos de las guerras europeas de los siglos XVI y XVII documentaron el efecto de las larvas en las heridas de los soldados caídos, siendo el más destacado el francés Ambroise Paré (1510-1590), quien dió cuenta de este efecto en la batalla de San Quintín (1557), aunque pensando que se trataba de "gusanos" y no larvas de mosca, y sin atribuirle en ningun momento las propiedades terapéuticas. Posteriormente, el cirujano general de Napoleón Bonaparte, el Barón Dominique Larrey describió como durante la campaña francesa en Siria (1829), las larvas de ciertas especies de mosca destruían únicamente el tejido muerto y propiciaban un efecto positivo en el sanado de las heridas.

1 comentario:

  1. Samuel Villicaña Pérez11 de febrero de 2013, 21:00

    El Desbridamiento es sin duda en la actualidad el método que en primera instancia se debe utilizar para la preparación del lecho de la herida con base al TIME uno de los conceptos más actuales (sino el más actual) para el abordaje diagnóstico/terapéutico de las heridas crónicas. es curioso, pero a pesar de que existen 5 tipos de desbridamiento, en la actualidad en México, aún en los circulos de residentes de cirugía y de otras especialidades (sin dejar muy atrás a los adscritos), como de enfermería, sean poco conocidos y/o poco usados o combinados. Lo anterior, tiene un gran impacto en la morbimortalidad de las infecciones nosocomiales, ya que el uso continuo de quirófano para solo realizar quiúrgico (cortante) y mécanico, expone a la persona (paciente) a una IN y el consecuente agravamiento en función de sus enfermedades concomitantes. con respecto a la terapia de Maggot me parece un excelente método de desbridamiento que desde mi punto de vista debiera tener más difusión y uso en mi país, ya que en gran medida ayudaría a no ser tan invasivos en el tratamiento de las heridas como es en el caso del enzimático y autolítico.

    ResponderEliminar