sábado, 4 de mayo de 2013

Úlcera de Marjolin


Si bien la bibliografía atribuye a Aurelius Cornelius Celsus en el siglo I AC, la primera descripción sobre la malignización de una úlcera en una cicatriz de quema­dura, esta entidad debe su nombre al médico francés Jean Nicholas Marjolin, profesor de la Universidad de París, quien en 1828, hizo una clasificación descriptiva de varios tipos ulcerosos. Sin embargo, Marjolin describió únicamente el desarrollo de úlceras verrugosas sobre cicatrices antiguas de quemaduras pero jamás escribió sobre cambios malignos en las mismas.
Hawkins, en 1825, Dupuytren en 1839 y Broca en 1866 también describieron úlceras “chancroides”. En 1903, Da Costa propuso el uso del término “úlcera de Marjolin” para describir 2 casos de cambios carcinomatosos en áreas de ulceración crónica imponiéndose tal denominación desde entonces.

Existen pocos informes sobre la incidencia de esta patología. Algunos autores estiman que 1 de cada 300 úlceras crónicas podría deberse a un cáncer. La inci­dencia de degeneración maligna de las cicatrices de quemaduras es de aproximadamente 2% y varía entre 0,7% al 9%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario