sábado, 29 de diciembre de 2012

CIRUGÍA EN MÉXICO


En el México precortesiano, el médico era llamado “shamán” y se encargaba de la atención de enfermedades y curación de heridas.
En las culturas maya y azteca se reconoció el mayor nivel de evolución en cirugía, medicina y obstetricia. “tlamautepatli-ticitl” era el médico, “texoxotla-ticitl” era el cirujano y “tamatqui-ticitl” era la partera.
El texoxotla-ticitl, con verdaderos métodos quirúrgicos, utilizaba cuchillos de obsidiana bien afi lados para tratar lesiones como abscesos, ántrax  mastitis supurada, los cuales drenaba y cubría posteriormente con apósitos. Realizaba circuncisiones y mutilaciones longitudinales del pene a candidatos que entrarían a la casa sacerdotal. Operaba el pterigión, y con espinas de maguey efectuaba sangrías y realizaba hemorroidectomías. Todos ellos lograron gran maestría para tratar fracturas, que inmovilizaban con raíces y tablas durante 20 días a manera del escayolado actual; en las fracturas que no consolidaban, legraban el
hueso y le colocaban un fragmento de ocote con mucha resina para volverlo a inmovilizar.
En las heridas con desprendimiento de nariz se suturaba con cabello, y si no resultaba, se colocaba una nariz postiza a manera de injerto. Realizaban fetotomías para extraer al producto que había muerto in utero,  salvando así la vida de la madre.
Una práctica odontológica que efectuaban con fines de rehabilitación y estética era incrustar en las piezas dentales jade y turquesa, así como oro

CIRUGÍA EN ALEJANDRÍA


Debido a la falta de conocimientos sobre anatomía, fi siología y patología en esta ciudad, no es posible llevar a cabo la cirugía como tal, pero se dan los primeros pasos.
Durante los tres siglos anteriores al nacimiento de Cristo, Alejandría se convierte en el centro universal de la cultura, y Ptolomeo Filadelfo crea una biblioteca que reúne 700 000 volúmenes.
Entre los representantes de esta época puede citarse a Herófi lo, quien realiza estudios en próstata, duodeno, hioides y ojo; Erasístrato, quien se encarga de estudiar la anatomía del sistema nervioso central; Cornelio Celso, conocido por sus libros, en los cuales relata operaciones oculares, tratamiento de verrugas, hidroceles, várices y tallas vesicales, entre otras. Debido al desarrollo de estos temas se llega a suponer que él mismo realizaba las intervenciones. Describió la tétrada de la infl amación: rubor, dolor, calor y tumor.